Archivo del blog

sábado, 1 de enero de 2011

San Silvestre Segoviana 2010


Una pequeña reseña.
La San Silvestre es otra de esas carreras de fin de año con gente disfrazada, algún profesional de la tierra, unos cuantos mataos que van a hacer la gracia, y bastantes tias confiadas por los 4'6k, distancia apriori asequible para cualquiera.
Se sale del acueducto y ya sólo eso merece la pena. He de deciros que el acueducto me sigue pareciendo una pasada por mucho que lo mire.
1800 personas son muchas y Segovia no tiene calles muy anchas, por lo que resulta difícil correr en el primer k, corro nervioso pensando en llegar cuanto antes a la Plaza Mayor, para lanzarme por la calle Real a la busqueda de una mejor posición.
En casi todo el recorrido hay mucha gente pero no está muy animada, están esperando a su padre, su hermano de Cantalejo o a su prima la de Nieva, y no reaccionan hasta que pasa, por lo que la cosa queda un tanto fría, sólo al final se anima un poco más.
Los 4,6k se pueden hacer un poco largos si no mides un poco la subida de José Zorrilla (buen apellido tenía el pollo), pero pasar otra vez por el acueducto me da fuerzas para apretar un poco más al final.
Mis pies al final de carrera me dicen lo equivocado de correr con las zapas de montaña, pero es que se me olvidaron las de asfalto en Madrid. (Lo de tener dos casas es un jaleo logístico importante)
Al final nos regalan unas tortillas, que irán a parar a las tripitas de los chavales, esos que este finde, primero de año, se están tirando por el río Moros.
El río de los chavales.

1 comentario:

  1. Vaya repasito que le has pegao al BLOG Mimi, si señor esa es la filosofia ¡a tope con el blog¡ ¡crack¡ tu y todos los que se tiraron por el Moros el primer fin de semana del año GRANDEEEEEES

    ResponderEliminar