Archivo del blog

domingo, 12 de junio de 2011

3x3 Collado Villalba. ¡Joder cómo las cuelan las nuevas generaciones!




Con la retirada de la categoría de veteranos de la competición, nos vimos envueltos en un embolao de los buenos, chavalitos junior, más altos, más guapos, con más fundamentos, más lanzamiento y actualizados en 3.0, por lo menos.
El chico de la organización me advirtió que estabamos en el grupo de la muerte, bromeé con él diciendole que nos venía perfecto por nuestras características, sabiendo que los primeros en morir seríamos nosotros.
Nos plantamos en la pista los primeros. ¿Quién sois?
Los DELICATESSEN DRAZEN.
Os resumo en datos:
15-5 ; 14-4 ; 15-2 ; 15-3
En el primer partido nos metieron un parcial de 8-0, no nos entraba ni una, defendíamos en zona, los únicos de todo el torneo en hacerlo así, permitiendo lanzamientos de 3, pero es que los cabrones no fallaban ni un triple, zona reventada en 2 minutos y Alberto pidiendo tiempo muerto a los tres. ¡No hay!, le dijeron con el dedo en negativa desde la mesa de anotación. ¡Para el juego Mimi!, bastante tengo con botarla, pensaba yo.
Lo realmente sorprendente es que cerramos bastante bien el rebote, y dentro de la zona ningún equipo nos hizo mucho daño, siendo bastante más altos, pero les sobraba con tirar y meterlas casi todas.
¡Pero si no teneis a alguien alto!, nos dijo un contrario del otro equipo de veteranos. ¡Ya!, respondimos.
¡Claro y con estas edades!, continuo. ¿Cuántos años tienes?, le preguntamos.
28, dijo. 28, sí 28, ¡pero si nosotros tenemos 40, CABRÓN!, respondimos en silencio.
Pero bueno, voy con las cosas buenas:
Nos dieron una camiseta reversible, para jugar de un color u otro, jugamos dos partidos de rojo y los otros dos de negro, con igual resultado, pero a mí me gustaba más el negro, me quedaba mejor con los pantalones y mis weapon de Magic. (homenaje a mi época, los 80, Larry y su bigotillo casi invisible, Romay, Aniceto Lavodrama, Cloud Rilley, Pinone, y por supuesto Petrovic)
El bocata de lomo con queso estaba mejor que la hamburguesa que nos comimos entre partido y partido, algo había que hacer, además de ver a las chicas lo bien que juegan en equipo.
Lo que mola meter una canasta limpia desde lejos, aunque sea sólo una.
Chocarte la mano con gente que no conoces y que te acaba de dar una paliza, en gesto de deportividad.
Hacer pasos, meter canasta, decir que sólo has dado uno y que suba al marcador sin más discusión.
Sudar con los chavales, con el corazón en el cuello, luchando por conseguir el siguiente rebote.
Conclusiones:
Nunca hemos jugado cómo juegan ahora los chavales, hay bastante más nivel que 20 años atrás.
Son Más Altos (perdón por la repitición, pero es así, el basket está hecho para abusones, en mi vida me han metido tantos tapones como el sábado)
Todos parecen entrenar, o sea tienen entrenador, yo siempre he pensado que entrenador era sólo una persona en España: Lolo Sainz, y después de que muriera Díaz-Miguel.
Nosotros lo que siempre hemos tenido es coraje, que es una cualidad muy buena cuando eres joven, para afrontar retos con ganas e ilusión, a falta de algo mejor, pero ese coraje no te hace ganar partidos, ni ligas, ni nada, y sino que se lo pregunten a Tuco (no sé el resultado de la final de hoy, ya nos contará), el coraje sirve para lo de siempre, para sentirte vivo y capaz, y para levantarte después de cada derrota, esperando que la próxima sí, esa, será, seguro, nuestra oportunidad, la que siempre estaremos esperando los chavales!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario